7 Consejos para evitar los celos de mi hijo ante la llegada de su hermano

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Va a llegar un hermanito. Es un cambio importante para la familia. Es normal que os preocupe cómo afrontar los cambios y cómo ayudar a nuestro hijo a recibir al bebé. En este artículo os daremos todo de consejos para evitar los celos de tu hijo con la llegada del recién nacido, saber identificar si mi hijo o hija padece de celos y 3 pautas para evitar los celos si los tienen.

Los siguientes consejos os ayudarán a entender cómo se siente y cómo hacer la transición más fácil.

¿Cómo preparo a mi hijo para la llegada de un hermano?

  1. Cuando la llegada se hace inminente, aconsejamos hablarles del hermanito que va a nacer e incluirlo en las preparaciones y cambios en el hogar.
  2. Conviene evitar la tendencia a verlo cómo más mayor de lo que es, simplemente porque otro más pequeño va a llegar. Hacerlo partícipe no significa que “ahora es el mayor y tendrá que ser más responsable”.

¿Cómo explicar que va a tener un hermano?

  1. Tomaros vuestro tiempo. No hace falta comunicarlo enseguida. Podéis esperar a que vosotros mismos os sintáis seguros y hayáis incorporado la idea de que vais a ser padres de nuevo.
  2. Al comunicarlo procurad hacerlo de manera positiva, con naturalidad, dando detalles adecuados a la edad del niño. No es conveniente inventar fantasías o dar excesivos detalles técnicos.
  3. Si es mayor, invitadle a preguntar, y responded de la manera más sencilla y clara posible. Interesaos por cómo se siente él/ella. Observad y escuchad tanto su lenguaje verbal cómo no verbal. Al fin y al cabo, si es su primer hermanito, también necesitará un tiempo para entender que es tener un hermanito.
  4. Tanto si lo notáis alegre, sorprendido o indiferente, aseguradle que siempre será nuestro niño, de la misma manera, para siempre.

Celos entre hermanos: preparar a tu hijo para no tener celos del bebé:

No es verdad que todos los niños sienten “algo” de celos. Hay niños que no tienen celos infantiles por sus hermanos. Hay muchas variables que lo hacen posible, por ejemplo, cómo lo gestionan los padres, el contexto donde se vive y el tipo de personalidad de los mismo niños, etc.
Eso sí, es posible que sienta celos en algunos momentos. Son perfectamente normales. Corresponden al período de adaptación a la nueva situación y a comprensibles dudas respecto a los afectos de papa y mama.

En todo caso, debéis normalizar y no crear expectativas negativas a las conductas que os preocupen. Si creéis que las conductas asociadas a los celos son peligrosas o negativas podríais provocar el efecto de la profecía que se autorealiza. Me explico, si vuestro hijo le da un golpe al bebe y en seguida expresáis: “es que eres un celoso, déjalo en paz!” ya estáis construyendo vosotros esa realidad. Si actuáis con ansiedad o enfado, acabaréis construyendo una realidad que no os permitirá actuar de manera adecuada.

7 consejos prácticos para evitar que mi hijo tenga celos infantiles del nuevo hermano:


  1. Preparar la presentación del recién nacido al hermano/s:


    A) Es aconsejable que se conozcan con la menor presencia de familiares posible. Así se sentirá parte importante en la llegada del hermanito. B) A ser posible, y a la llegada al hospital, la mamá debería recibirlo sin el bebé en brazos, y que entonces traigan al bebé para que juntos recibáis al bebé al mismo tiempo. C) Que se sienta protagonista. Por ejemplo, podría llevarle un regalo al hermanito o hermanita y a su vez recibir uno. Sería conveniente que, si recibimos regalos para el recién nacido, también haya algún detalle para el hermanito mayor.

  2. Tiempo exclusivo
    Evitad grandes cambios en sus rutinas y conservad espacios en exclusiva de ambos padres con el mayor. Sigue siendo importante en sí mismo, no cambia su estatus, que no sienta que ahora tan sólo es el/la hermano/a mayor. Debe tener “sus momentos con nosotros”, leedle un cuento antes de dormir, id al parque, todo esto sin la presencia del bebé.
  3. Aceptad ayuda
    Al principio puede ser muy estresante. Las mamás debéis aceptar ayuda práctica y concedeos espacios para cuidaros. Ambos necesitareis ayuda y que alguien se encargue del bebé para poder disponer de momentos y disfrutar a solas con el hermano mayor. Procurad conservar espacios para la pareja, si los papás os cuidáis, podréis atender las múltiples demandas con renovadas fuerzas.
  4. Mantened la calma, observad y escuchad
    Es muy útil la técnica de observar sin intervenir y de la demora de la respuesta cuando interacciona con el hermanito. Estad atento a conductas agresivas, pero no os alarméis, demorad la respuesta, responded con afecto. Si os anticipáis cuando tiene estas actitudes y reaccionáis con enfado, podéis estar construyendo una relación de rivalidad entre hermanos que no os ayudará en el futuro.
  5. Si los celos son muy evidentes aconsejamos la conjura del silencio, no decirle que “tiene celos” como recriminación cuando ha tenido una conducta negativa, ni comentarlo en voz alta con la familia extensa o terceros. Eso no os ayuda y aumentará su enfado.

  6. Empoderadlo
    Podéis pedirle pequeñas ayudas durante el cuidado del bebé, tareas simples que le hagan sentirse útil. Valorad su ayuda con palabras de agradecimiento y gestos de cariño. Esto le hará sentirse responsable y parte importante de la nueva dinámica. Haced que se sienta incluido ya que apartarlo de la dinámica puede generar sentimientos de aislamiento, tristeza y celos.
  7. Comunicaros con él/ella en todo momento
    Hacedle sentir que estáis pendientes, aunque estéis ocupados con las necesidades físicas del bebé. Conviene que le expliquéis lo que estáis haciendo, lo que sucederá a continuación y que estéis atentos a sus reacciones y preguntas.
    Escuchad sus quejas. Evitad minimizar si hace recriminaciones del tipo “ya no me quieres”,. Justo en ese momento preguntadle qué le hace decir eso, no le digáis que es una tontería, tomáoslo muy en serio y decidle que lo tendreis en cuenta. Actuad en consecuencia.
  8. Evitad el perfeccionismo y la autoexigencia
    Si os exigís mucho, transmitiréis nerviosismo y preocupación y vuestro pequeño reaccionará exigiéndose mucho y sintiéndose triste si no está a la altura y os ve preocupados. Podría percibir al bebé como una fuente de problemas. La perfección no existe, no siempre podemos estar a la altura, podemos equivocarnos, estar cansados y no pasa nada.

¿Cómo sé si mi hijo tiene celos de su hermano?

  1. Tiene conductas de regresión. Hace llamadas de atención, se comporta como un bebe.
  2. Lo notáis nervioso, con un exceso de movimiento al que no os tiene acostumbrados.
  3. Tiene quejas, lloriquea más, os hace recriminaciones del tipo “ya no me quieres”“no me haces caso” “le haces más caso que a mí”.
  4. Podría comenzar a tener dificultad para conciliar el sueño, pesadillas, y miedos, que por otro lado también son etapas evolutivas normales en el desarrollo infantil.
  5. Podría mostrar en algún momento una cierta agresividad hacia vosotros o el hermanito.

3 Pautas si mi hijo está celoso de su hermano

  1. Transmitid seguridad y tranquilidad. Vuestra percepción es importante, los padres somos responsables de construir una relación sana entre hermanos.
  2. Normalizad. No es sólo la edad de los niños lo que cuenta, también la actitud de los padres ante la nueva estructura familiar.
  3. Evitad la tendencia a asociar la llegada del bebé con una mayor responsabilidad Al fin y al cabo, somos nosotros quienes hemos decidido ser padres de nuevo y darle un hermanito, nuestros hijos son nuestra responsabilidad. Comentarios como “a partir de ahora serás el mayor” o “tienes que ser más responsable porque va a nacer un bebé”, pueden generar ansiedad y expectativas negativas que no le ayudaran a vivir la llegada del hermano de manera positiva.
  4. En definitiva, la llegada de un hermanito o hermanita es una oportunidad de crecimiento para toda la familia. Aquello que los padres transmitís con vuestras percepciones, creencias y acciones son las que construirán que el resto de los hijos lo vivan de manera positiva.

    Es importante contar con las estrategias adecuadas. Desde el Centro de Terapia Breve Estratégica Julia Pascual os orientaremos en los diferentes momentos del proceso si así lo necesitáis a través del coaching estratégico para padres o Psicoterapia Infantil. Produciremos el cambio sin ver a los niños, porque ayudaremos a los padres a ayudar a sus hijos o hijas.

    Rosa Soria. Psicóloga Infantil en Barcelona. Psicoterapeuta del Centro de Terapia Breve Estratégica de Barcelona, Júlia Pascual. Formada con por el psicólogo Giorgio Nardone.

    banner contacto

    Artículos relacionados sobre psicología y terapias psicológicas

Trackback URL: http://www.juliapascual.com/7-consejos-para-evitar-celos-infantiles/trackback/

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *