Puedes encontrarme en Rambla de Catalunya, 75, 2º - 2ª, Barcelona.

Llámame al666494710

Hipocondría

ataque de hipocondría

¿Qué es la hipocondría?

“Una enfermedad imaginaria es mucho peor que una real”

Es curioso observar que en los tiempos que vivimos donde hay más avances médicos, más aumento tecnológico para detectar enfermedades y más se alarga la vida, y en cambio, más está aumentado la hipocondría. Es una paradoja. Todos los avances científicos en el campo de la salud deberían de servir para estar más tranquilos y seguros. En cambio, estamos observando que está sucediendo lo contrario.

La hipocondría es un trastorno de ansiedad. Las personas hipocondríacas están tan preocupadas por su salud que continuamente se observan e interpretan cualquier señal o cambio en el cuerpo que les confirma una enfermedad grave. Están constantemente preocupadas y convencidas de que están enfermas. Por eso, viven en constante estado de alerta, controlando minuciosamente su cuerpo y haciéndose todo tipo de pruebas médicas para que les encuentren esa enfermedad imaginaria que creen tener. Cuando van al médico se quedan tranquilos por un tiempo pero pronto les atrapa de nuevo la preocupación.

¿Qué es la patofobia?

La patofobia un problema que parece igual que la hipocondría pero no lo es. Nosotros lo hemos observado porque aplicando técnicas para resolver estos problemas de la forma más rápida y eficaz hemos visto que son distintas. El protocolo de intervención para unos y otros es distinto. Y esta peculiaridad tan importante para resolver con éxito los casos lamentablemente pocos profesionales de la psicología y psiquiatría lo tienen en cuenta.

La hipocondría y la patofobia para ser resueltos precisan de un protocolo de intervención distinto.

La patofobia es el miedo o fobia de padecer una enfermedad grave, normalmente de esas fulminantes (paros cardíacos, infartos coronarios o cerebrales, etc). Se identifica porque el paciente para poder estar tranquilo evita mirarse demasiado las señales del cuerpo, ir al médico, le cuesta medicarse, etc. Y todas las evitaciones son por miedo. Pero cuando más evita lo que teme más el miedo le incrementa.

Mientras que la persona hipocondríaca está convencida de estar enferma la patofóbica siente la duda y el miedo de poderlo estar.

¿Cómo puedo saber que tengo hipocondría o patofobia?

Algunos de los síntomas que te pueden alertar que estás sufriendo este problema psicológico serían:

  • Vives constantemente con el miedo a sufrir y pasarlo mal por culpa de una enfermedad
  • Tienes constante miedo a morirte por una patología.
  • Necesitas consultar muy a menudo a médicos, realizarte frecuentes pruebas para verificar que no tienes ninguna enfermedad.
  • Te da miedo ir a cualquier profesional de la salud por si te encuentran una patología grave.
  • Constantemente te miras mucho adentro, es decir, las señales de tu propio cuerpo. Cuando notas alguna variación que no crees que sea normal no puedes dejar de pensar en la idea de que puede ser algo grave.
  • Cuando te encuentras una variación en tu cuerpo rápidamente te asustas y te aumenta la ansiedad con la duda de que podría ser algo que te pueda conducir a la muerte de forma fulminante.
  • No paras de leer y buscar por internet cosas relacionadas con posibles enfermedades. O justo lo contrario no puedes leer nada en relación a ciertos temas de salud ni apenas nombrar el nombre de enfermedades que crean mucho sufrimiento y pueden llevarte a la muerte.
hipocondría patologia

¿Cuáles son las soluciones intentadas que provocan el problema?

¿Cómo se construye la hipocondría?

En terapia breve estratégica para conocer cómo funciona el problema usamos como reductor de complejidad las llamadas soluciones intentadas. Es decir, analizamos todo lo que el sujeto hace para salir de su problema que en vez de solucionarlo lo agrava. En definitiva, son todo un conjunto de comportamientos ineficaces que si se reiteran en el arco de unos pocos meses pueden transformar un problema en una patología.
Las soluciones intentadas disfuncionales principales que hemos detectado son (las soluciones intentadas de la persona patofóbica son distintas):

  • Escuchar y controlar continuamente las señales de nuestro cuerpo: estos pacientes son como marionetas rotas mirándose hacia dentro. El exceso de controlar las señales de su cuerpo acaba por alterarlas. Es decir, el exceso de control les hace perder el control. Se crea un efecto paradoja.
  • Someterse en frecuentes controles y pruebas médicas: Ya se dice que quién busca encuentra. Sí que es cierto que al inicio hacer exámenes médicos como medida de prevención puede tranquilizar y reasegurar a la persona hipocondriaca. Pero si la perpetua en el tiempo puede hacerla enfermar, por casusa del miedo y del estrés psicofisiológico que padece al enfrentarse. Como dice el psicólogo Giorgio Nardone a menudo los hipocondriacos acaban tan estresados contra la lucha constante de cualquier micro sensación que acaban bajando sus defensas inmunitarias. Y si eso ocurre acaban siendo artífices de eso que les da miedo.
  • Hablar con los demás del problema: Sociabilizar las preocupaciones y los síntomas que se perciben como señales de enfermedad amplifica la preocupación obsesiva. Además las personas intentan tranquilizar a las personas dándoles más información y con ella les crean más dudas que necesitan responder reiterando las soluciones intentadas anteriores. Acaban no pudiendo salir de un círculo vicioso que les genera cada vez más malestar.
  • Mirar continuamente internet/leer sobre las enfermedades: Por un lado la información nos da poder, nos da la sensación de tener el control. Y en un primer momento tranquiliza a la persona pero, luego esta fuente de información se acaba convirtiendo en una fuente de dudas e inseguridad. Y acaban no parando de dar vueltas sobre la misma fijación obsesiva.

¿Cuál es el tratamiento eficaz de la Hipocondría?

terapia efectiva hipocondria

Con la Terapia Breve Estratégica disponemos de un tratamiento para esta patología y que se adapta a cada caso como un vestido hecho a medida para la persona. Puesto que aunque la etiqueta diagnóstica sea la misma, cada persona es única entre sí y su malestar es específico e único. En el fondo, las etiquetas diagnósticas solamente nos sirven para entendernos entre nosotros y para estructurar los conocimientos.

El primer objetivo que se hace en el tratamiento es interrumpir las soluciones intentadas que no funcionan, porque son las responsables del circulo vicioso disfuncional invalidante y las generadoras de sufrimiento.

Una de las técnicas que más curiosidad y que más ha dado que hablar por su excelente eficacia es una maniobra paradójica.  Los psicólogos estratégicos observamos que los problemas se crean y se mantienen en el tiempo por lógicas no ordinarias: la paradoja, la contradicción y la creencia. Así que, las maniobras que debemos de usar para desbloquear una situación problemática debe de basarse con la misma lógica.

En el caso de los pacientes hipocondríacos, la principal maniobra terapéutica que usamos para “desmontar” la solución intentada de controlar constantemente el cuerpo se llama el “check up”. El psicólogo prescribe al paciente de automonitorizarse durante un día a lo largo de unas semanas (un número de veces determinado dependiendo del caso) y debe de escribir cada vez los síntomas que percibe y las posibilidades de enfermedades asociadas a esos síntomas.

Esta “prescripción del síntoma” provoca diferentes efectos. En primer lugar, la persona se vuelve a apropiar del control voluntario y funcional, dejando de ser dominado por la obsesión. Por otro lado, la búsqueda voluntaria de las señales de enfermedad en uno momentos prefijados y anotarlos de esa forma, anulará las sensaciones de miedo que estos síntomas le creaban. ¡Siempre que las señales las encuentren! Ya que el efecto paradoja se da porque más voluntariamente va a buscar las señales y menos encontrará. Al mismo tiempo, será necesario interrumpir su incansable búsqueda de tranquilidad y seguridad a través de pruebas diagnósticas y consultar con especialistas.

¿Cómo puedo ayudar a mi familiar qué padece hipocondría?

No es fácil convivir al lado de una persona que la vemos sufrir porque cualquier signo en el cuerpo le puede hacer interpretar rápidamente que puede ser signo de una grave enfermedad. Mis recomendaciones principales para familiares o amigos cercanos son las siguientes:

  • Animad y acompañad a vuestro familiar a realizar una terapia breve estratégica, es decir, que pida ayuda psicológica.
  • Evitad hablar continuamente del tema y de aportarle información tranquilizadora puesto que esto le calma en un primer momento pero luego toda esa información acaba siendo el motor para seguir dándole vueltas al tema y seguir padeciendo.
  • Apoyad a la persona de ir a ver un médico y ayudadla a buscar una persona muy competente y que sea un referente para vuestro familiar. Explicándoles lo peligroso de hacer un peregrinaje de distintas visitas por diferentes especialistas.
  • Intentad no responderle a sus dudas que le insegurizan, por ejemplo: ¿No tendré nada grave verdad? ¿Tú crees que esto puede ser X? Es fundamental que evitéis responderles porque son preguntas incorrectas puesto que vosotros al no ser médicos y no tener los medios para hacer las pruebas necesarias no podéis darle una respuesta correcta. Al no poder darle una respuesta correcta, le daréis una respuesta incorrecta para intentar reasegurarle. Y al final más lo intentaréis reasegurar y más se insegurizará porque le aparecerán más dudas incorrectas, más preguntas traicioneras fuente de inseguridad.

Para concluir recordar con las palabras de Marcel Proust: “Ese agente patógeno, mil veces más virulento que todos los microbios, la idea de estar enfermo.”

Júlia Pascual. Psicóloga Barcelona. Especialista en trastornos de ansiedad. Colaboradora del prestigioso psicólogo italiano Giorgio Nardone.