Puedes encontrarme en Rambla de Catalunya, 86, 2º - 1ª, Barcelona.

Llámame al666494710

Trastorno de Ansiedad social

“No te preocuparías tanto por lo que otros piensan de ti, si te dieses cuenta de lo poco que lo hacen.”

E. Roosevelt

Más avanza la tecnología, con las redes sociales que ayudan a conectar a las personas y, en cambio, más observamos que aumenta el problema de fobia social en la población. El efecto paradoja se observa en que cada vez que somos más expertos en relaciones virtuales más inexpertos somos en las relaciones sociales reales (Pascual, J 2017)

¿Qué es la fobia social?

Un tipo de Trastorno de la Ansiedad provocada por el miedo a estar en situaciones sociales o a ser observado mientras se está haciendo algo. El sujeto puede sentir el miedo a una o algunas situaciones muy específicas donde llamaríamos que sufre de fobia social simple. O bien, si padecer temor a casi todas las situaciones sociales sería  fobia social generalizada.

En su forma más grave, se tiende a diagnosticar como trastorno de la personalidad por evitación, si hay más tendencia a evitar, o a trastorno paranoide de la personalidad si hay más tendencia a la defensa evitativa. Las personas con este problema pueden llegar a sufrir depresión leve o severa.

La fobia social desde la terapia breve estratégica:

La lógica que mantiene el problema es la lógica de la creencia. El fóbico social cree que su presencia será desagradable, crea relaciones basadas en la hostilidad y la desconfianza en los demás o en sí mismo y al final construye la realidad que después padece. Obtiene el resultado de una profecía negativa que se autorealiza.

Tipos de Fobia Social:

  1. Con componente más fóbico: miedo a equivocarme, descontrolarme y en consecuencia hacer el ridículo ante los demás.
  2. Con componente más obsesivo: miedo a equivocarme, a no ser capaz, a no estar a la altura, miedo a que me juzguen los demás.
  3. Con componente más paranoia: creer que los otros van a pensar mal de mi, me van a juzgar me van hacer daño, se van a reír de mi, etc.

¿Qué no hacer si padeces de fobia social?

En su intento de superar el miedo a equivocarse y que se rían de ellos, o a que
los juzguen, las personas generan estrategias, las cuales, si son disfuncionales y se
repiten en el tiempo, acaban por mantener e incluso empeorar la situación.

Las más comunes son:

    1. Evitar el contacto humano en general o las situaciones concretas que
      provocan miedo para protegerse a sí mismos. Relaciones sociales tensas
      que hacen sufrir a la persona.
    2. Defensa evitativa o control constante de las situaciones a través de acciones o pensamientos recurrentes.
    3. Búsqueda de ayuda con personas que los protejan o tranquilicen.
    4. Atención en los otros, hipervigilancia, desconfianza. Pensamiento negativo constante sobre sí mismo, los demás o el mundo.
    5. Ser demasiado condescendiente con los demás. Dificultad o imposibilidad en decir que no.
    6. Medicación y adicciones (drogas, adicciones a tecnologías, etc) que minimizan el contacto directo con el otro para evitar la ansiedad o en el caso de las ayudas les ayudan a deshinibirse.

¿Cómo sabemos si tenemos fobia social?

Te explicamos 7 señales que te ayudaran a identificar si padeces este trastorno de ansiedad:

  1. ¿Vives las situaciones sociales con tensión y desconfianza hasta el punto de sufrir ansiedad y necesitar ayuda de otras personas o de fármacos?
  2. ¿Tienes miedo a hacer el ridículo, te bloqueas y evitas situaciones que te ponen a prueba? ¿Eres sumamente autoexigente y perfeccionista y no te perdonas el error?
  3. ¿Te sientes menos capaz que los demás, te comparas y siempre pierdes en la comparación? ¿Sientes que tu autoestima es baja, que no te quieres o que no te aceptarán por cómo eres?
  4. ¿Crees que tienes algún tipo de defecto en tu carácter o forma de ser, real o imaginado, que los demás te rechazarán, te esfuerzas, pero siempre piensas que no lo has hecho lo suficientemente bien por culpa de este defecto?
  5. ¿Has empezado a retirarte de las relaciones sociales y empezado a substituirlas por la tecnología o sustancias que te alejan del contacto directo con los otros?
  6. ¿Tienes miedo de que te miren mal en situaciones sociales, le das vueltas antes y después, llegando a enfadarte con el mundo y contigo mismo pensando que no puedes y sintiéndote muy culpable después?
  7. ¿Has llegado a la conclusión, después de intentarlo y darle muchas vueltas, de que no eres capaz y has empezado a evitar, o incluso a rechazar y reaccionar ante los demás de forma desagradable sin poderlo controlar, para evitar ser rechazado?Si te identificas con alguno o algunos de estos síntomas, o los reconoces en alguna persona de tu entorno, de manera continuada en el tiempo, podríamos estar ante la presencia de este trastorno.Lo importante es acudir a un buen terapeuta estratégico que te ayude a bloquear las percepciones y soluciones intentadas disfuncionales con el objetivo de mejorar tu autoestima y eliminar el malestar, la ansiedad, el sentimiento de fracaso, tristeza o rabia que la fobia social genera.
    Desde la terapia breve estratégica que realizamos en el Centro Julia Pascual de Barcelona te proporcionaremos estrategias para superarlo.
fobia-social

¿Cómo ayudar a una persona que tiene fobia social?

Los terapeutas estratégicos trabajamos más sobre la convicción de ser rechazados por los demás que sobre superar las situaciones de miedo.
Por tanto, reestructuraremos la percepción fóbica para hacer sentir a la persona los efectos reales que esta provoca, y sobre el hecho de que seguir evitando la situación solo confirma la propia incapacidad y empeora la situación.

Si hay más miedo a hacer el ridículo utilizaremos técnicas como la peor fantasía y la exposición gradual con técnicas comunicativas para superarla. Si hay más miedo al rechazo o a ser juzgados trabajamos sobre la percepción de las señales de rechazo llevando a la persona a observar y afrontar de manera diferente con el fin de provocar un cambio en la percepción.
Trabajaremos emociones como la tristeza o la rabia también, y el efecto que la armadura provoca en la persona y en sus relaciones sociales.

Después del desbloqueo ayudamos a las personas a realizar cambios en la comunicación, tanto verbal como no verbal, a sentirse más relajadas y seguras e incluso más seductoras en sus relaciones con los demás y consigo mismas.
Para ello usamos estrategias que siguen la lógica de la creencia y que les conducirán a cambiar el feedback que reciben de los demás, a sentirse mejor consigo mismas y a superar el trastorno en el menor tiempo posible. Y es que como decía Nietzsche: “Uno es verdaderamente libre cuando deja de sentir vergüenza de sí mismo”.