Puedes encontrarme en Rambla de Catalunya, 75, 2º - 2ª, Barcelona.

Llámame al666494710

Tratamiento psicológico para la depresión

tratamiento psicológico para la depresión

La depresión desde la Terapia Breve Estratégica

 La etiqueta diagnóstica de la depresión parece que fue  creada para ser la causa de la mayoría de los problemas psiquiátricos y comportamentales en vez de ser el efecto. Por ejemplo: eres ansioso porque estás depresivo, tienes un trastorno alimentario porque estás depresivo y así sucesivamente. Desde esta perspectiva  se ha conseguido aumentar y pre-escribir el consumo de las pastillas antidepresivas, las pastillas de la “felicidad” y poco ha ayudado a encontrar metodologías de intervención verdaderamente eficaces para erradicar el trastorno.

 Las investigaciones científicas no subvencionadas por la industria  farmacéutica indican que la depresión es una reacción patológica cuando la mayoría de veces es debida a la presencia precedente de otros trastornos. En particular, trastornos obsesivos-fóbicos o por una cadena de eventos difíciles en la vida como duelos, crisis amorosas, de pareja, eventos traumáticos, etc. Solamente observamos que un pequeño porcentaje de pacientes con depresión mayor es debido a causas puramente biológicas.

¿Cómo se construye una depresión?

Los investigadores clínicos del Centro de Terapia Breve Estratégica de Arezzo hemos identificado cómo se construye una depresión. Ha sido a través de individualizar las soluciones intentadas que ponían en práctica los pacientes que no funcionaban y provocaban que el círculo vicioso del sufrimiento se mantuviera y empeorará. Las tres principales soluciones intentadas disfuncionales que crean la depresión son las siguientes:

  1. La tendencia a renunciar en muchos aspectos de la vida. Son personas que tienden a no combatir los problemas que les depara la vida y a no esforzarse frente los obstáculos y dificultades. Y como uno bien sabe quién se rinde siempre será vencido. Balzac lo dejó bien claro: “La renuncia es un suicidio cotidiano”.
  2. La tendencia de delegar a los demás la solución a sus problemas o dificultades en la vida. Es común observar que los familiares de un paciente depresivo lo ayudan mucho y esto acaba provocando unos beneficios secundarios que hacen mantener el trastorno.
  3. La tendencia de hacerse la víctima de lo que le ocurre o ha sucedido. Sentirse víctima, aunque haya muchas razones para tener ese rol, es muy peligroso porque empeora el cuadro depresivo ya que lleva a la persona a seguir renunciando y delegando, dos de las soluciones intentadas disfuncionales que mantienen y empeoran el cuadro.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión?

depresión

Algunos de los síntomas que pueden indicar un cuadro depresivo son los siguientes:

  1. Estado de ánimo triste, sin motivación por hacer las cosas, pérdida de ilusión y de energía. La persona puede sentirse triste, vacía sin esperanzas pero también podría sentirse irritable.
  2. Disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades.
  3. Pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso. Pérdida o aumento del apetito casi cada día. Nota: En niños hay que valorar el fracaso en lograr los aumentos de peso esperados.
  4. Insomnio o hipersomnia casi cada día.
  5. Agitación o enlentecimiento psicomotores casi cada día (observable por los demás, no meras sensaciones de inquietud o de estar enlentecido)
  6. Fatiga, sensación de cansancio de pérdida de energía casi cada día
  7. Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados (que pueden ser delirantes) casi cada día (no los simples autorreproches o culpabilidad por el hecho de estar enfermo)
  8. Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse. Dificultad en tomar decisiones.
  9. Pensamientos negativos constantes que podrían llegar a ser pensamientos de suicidio.

¿Cómo salir de una depresión?

La depresión puede ser totalmente superada. Esta es una afirmación importante si se tiene en cuenta que en el ámbito de la psiquiatría se suele considerar como una enfermedad crónica, un problema que se puede tener a un lado pero no resuelto del todo.

A través de la metodología de investigación-intervención y desde la Terapia Breve Estratégica del psicólogo Giorgio Nardone podemos decir que la depresión puede ser curada si llevamos al paciente a actuar de forma distinta a lo que está haciendo hasta al momento o ayudarlo a resolver los problemas preexistentes que ya padecía, es decir, que están en la base. El psicólogo a través de un lenguaje persuasivo e hipnótico inducirá a la persona a hacer algo de diferente, o ese mismo diálogo estratégico entre paciente y psicoterapeuta le provocará una experiencia emocional correctiva. Es decir, llevaremos a la persona a que sienta primero algo diferente respecto a su situación para que luego pueda pensar y construir su vida de otra forma.

Para acabar de responder esta pregunta me gustaría indicar unas soluciones para los estados depresivos que pueden considerarse muy banales pero que tienen muy potentes efectos. Y recomiendo que la persona haga si se siente depresiva, y si no fuera es capaz de ponerlas en práctica que no dude en pedir ayuda profesional:

  • Comer de forma placentera y abundante.
  • Muévete. Haz ejercicio de forma diaria y cardiovascular. (Por ejemplo: correr, bicicleta, nadar, andar rápido, etc).
  • Descansa. Duerme lo que necesitas pero duerme, no importa que sean pocas horas.
  • Ama. Quiere a las personas , animales, entornos, etc, que rodean tu vida.
  • Proponte objetivos y deseos en la vida y ve a por ellos.
  • Concéntrate en dar lo mejor de ti mismo y tu mejor versión. Deja a un lado los pensamientos y las historias del pasado, así como intentar controlar el futuro.

Ten muy presente que como decía Huxley “la vida no es lo que  nos ocurre sino lo que hacemos con aquello que nos ocurre”.

Cómo ayudar a alguien con depresión

Para responder a esta pregunta con eficacia primero es interesante analizar todo lo que se debe de evitar hacer con una persona depresiva, porque les conduciría a un empeoramiento o bien a que el problema se hiciera crónico.

  • Ayudarles en exceso, tratarlos muy bien. Éstas acciones crearían un beneficio secundario a la patología hecho que haría que la depresión se mantuviera en el tiempo para que el entorno siguiera dando esos beneficios al paciente.
  • Hablar mucho del problema con ellos. Para poder ayudarles a cambiar su percepción de la realidad hacia una más funcional es importante delimitar mucho el tiempo destinado a hablar del problema. Se debe de tener presente que cuanto más se hable de la depresión, más ésta se extenderá.
  • Mensajes tipo “pobrecito es que con lo que le ha pasado normal que esté así”, lo que provocan es que los pacientes se sientan más cómodos en seguir en la posición de enfermo.
  • Preparar todo de cosas para que sean felices para que dejen de sufrir. Si el paciente siente que no se le permite sentirse mal contradictoriamente más mal se sentirá. Uno no puede salir de un sufrimiento, de un dolor sino llega a tener el coraje de atravesarlo, es decir, que se pase por medio del dolor para salir a fuera.

Para poder ayudar a una persona depresiva es importante que su entorno se vincule al proceso psicoterapéutico para que el psicólogo les pueda dar las herramientas específicas e idiosincráticas para cada caso en particular. La mayoría de los casos de depresión con éxito son aquellos donde los familiares, las personas que viven con el paciente participan en la terapia. Tened en cuenta y tal como ya  decía Gohete que “todo es más fácil de lo que se puede llegar a pensar pero al mismo tiempo más difícil de los que se puede llegar a comprender.”

Recomendamos la lectura de los siguientes libros:

  • Las caras de la depresión. Giorgio Nardone y otros. Herder
  • Mangia, muoviti e ama. Giorgio Nardone y Lucas Specianni. Ponte alle grazie.

 Júlia Pascual Guiteras

Psicóloga en Barcelona. Fundadora del Centro de Terapia Breve Estratégica de Barcelona